Tierra Mojada [Valero en Zaragoza]

«…Jamás había visto unos techos tan altos, se maravilló de sus pinturas. En realidad, lo que le intrigaba era saber cómo alcanzaron a subir hasta allí y qué tipo de andamiajes eran los necesarios para salvar semejante altura. En el cartel estaba escrito que el pintor fue uno llamado Goya. Alguna vez se lo había oído al maestro.

La visión imponente de la Basílica del Pilar dominando la plaza le había impresionado, pero no fue hasta que estuvo en su interior cuando se apoderó de él una sensación de sobrecogimiento. Zaragoza conseguía que se sintiera pequeño, insignificante, pero aquella construcción logró que el sentimiento de sumisión con el que miraba la ciudad no fuera nada. La Basílica hacía de él algo todavía más ínfimo. Ella misma, Zaragoza, parecía caber dentro del templo, porque si alguien había intentado demostrar la existencia de Dios a través de aquellas cúpulas, columnas y retablos, casi lo había conseguido.»

Extracto de la novela «Tierra Mojada».
De venta en todas librerías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *